Entorno

Salto de Las Pisas en Valle de Valdebezana - Merindades
Salto de Las Pisas en Valle de Valdebezana

Casa Rural La Toba , está situada a las afueras del pueblo de Bezana, en el Valle de Valdebezana, a los pies de la cordillera cantábrica, en el norte de la provincia de Burgos, e incluido en la comarca de las Merindades. El Valle, en el Parque Natural de Hoces del Alto Ebro y Rudrón,  esconde entre sus pequeños pueblos, los más variados tesoros artísticos y naturales.

De todos sus espacios naturales podemos resaltar el encajonado desfiladero de las Palancas y el impresionante salto de agua de las Pisas, formado por el arroyo de La Gándara.

Los pastizales de las cercanías del pantano del Ebro contrastan con las cumbres del Escudo y de la Maza y la Cordillera Cantábrica. El Hayedo de Carrales y el de Villabascones y el extenso encinar del Valle de Arreba, presentan un elevado interés natural por su buen estado de conservación.

En este último valle, surcado por el río Trifón, donde la debilidad de la roca caliza ha favorecido la formación de distintas cavidades del complejo kárstico de Piscarciano, Arenas y vacas .

Las cuevas de Ojo Guareña,  situadas a unos 20 km. de la casa,  con sus más de 100 km. de galerías subterráneas, forman el complejo kárstico más grande de España y uno de los mayores de Europa.

Ojo Guareña - Merindades
Ojo Guareña

El pintoresco pueblo de Puentedey construido sobre un puente natural, pertenece a la cercana merindad de Valdeporres.

Al sur del puerto de Carrales y próxima a la casa rural La Toba está situada la comarca de Sedano.

Aunque hasta la más pequeña de las aldeas es merecedora de una detenida visita, destacamos:

 

Sedano, capital del Valle. Regada por las trasparentes aguas del río Moradillo, su caserío, en el que abundan las casas de sillería blasonadas- se puede destacar la torre- palacio de los Bustillo. Presidiendo todo el entramado urbano se alza, sobre un rocoso promontorio, una imponente iglesia con portada del siglo XVII.

Covanera. Hay que perderse por las estrechas calles de este pueblo, cuajadas de bien conservados edificios, en el que destaca su famoso Pozo Azul, una espectacular surgencia de origen kárstico que está considerada como el mayor sifón de España.

Valdelateja. Presidiendo esta pintoresca localidad se levanta la llamativa y aislada peña de Siero. En su cima se descubre la ermita de las Santas Centola y Elena. De época tardovisigoda, presenta una valiosa ventana de arco de herradura.

Quintanilla-Escalada – desde donde parte el camino que conduce hasta la venerada ermita de Nuerta Señora del Ebro.

Pesquera de Ebro. Desde la estrecha carretera que nos lleva al pueblo desde la nacional se dominan unas buenas perspectivas del grandioso Cañón del Ebro. Algo antes de llegar a Pesquera hay un mirador al Cañón. Pesquera de Ebro sorprende al visitante con un inesperado conjunto urbano, cuajado de palacios blasonados de los siglos XVI, XVII y XVIII. Caminar por sus calles permite evocar el pasado hidalgo de este bien conservado núcleo rural.

En frente de Pesquera se descubre la silueta de uno de los pueblos con más encanto de la provincia de Burgos: Cortiguera. Aunque merece la pena visitar su caserío colgado sobre los precipicios del Ebro, estremece el ánimo contemplar las ruinas de sus nobles casonas.

Orbaneja del Castillo

Orbaneja del Castillo. Lo mejor es ascender hacia el mismo por el sendero que remonta una bella y ruidosa cascada. Numerosas casa de clara influencia montañesa, en las que destacan unas elegantes solanas de madera, se abren a las viejas y escalonadas rúas de un caserío que aprovecha para su armoniosa ubicación unas escasas y estrechas terrazas tobáceas.

Recorrer las calles de este pueblo de la alta Castilla es evocar un interesante y a veces misterioso pasado histórico. En Orbaneja convivieron durante siglos cristianos, moriscos y judíos. De la presencia de estos últimos y de su famosa alijama sólo queda la memoria del nombre de alguna calle.

 

Share